Jueves, Abril 27, 2017

Datos técnicos de la experiencia

ID 538
Ubicación: Soracá, Boyacá
Nombre de la organización comunitaria: AGROSOLIDARIA Soracá
Cantidad aproximada de personas que conforman la organización comunitaria postulante 25

AGROSOLIDARIA Soracá es una organización de pequeños productores que decidimos trabajar en la recuperación del cultivo de la quinua, un cultivo que era propio del altiplano cundiboyacense, pero que se había perdido en esta región desde la época de la colonia. Como parte de un proyecto con apoyo de varias organizaciones recolectamos variedades de quinua de diferentes procedencias y empezamos un proceso de investigación participativa para su caracterización, selección y mejoramiento; al final logramos una variedad de semilla resistente a plagas y enfermedades, con una buena producción, buen sabor y bien adaptada a las condiciones de la región que ha servido para ampliar las áreas de cultivo en Soracá y otros municipios. Como parte de esta investigación también identificamos la distancia de siembra más apropiada y la conveniencia de la incorporación de los residuos de cosecha al suelo y su uso para alimentación de animales. Otra parte de la innovación se centró en hacer un cultivo más sostenible, reemplazando los agroquímicos por bioinsumos que producimos nosotros mismos, como son: fertilizante sólido, fertilizantes foliares como supermagro y para controlar las plagas reproducimos microorganismos eficientes.
Con las innovaciones en la selección de semillas y el sistema de cultivo se ampliaron las áreas de cultivo, lo que genero la necesidad de contar con máquinas que permitieran la poscosecha de mayor cantidad de grano; por esto trabajamos en la fabricación y ajustes de una máquina para trillar, proceso que anteriormente se hacía manual, lo que generaba perdidas y que el grano saliera con muchas impurezas.
Como la quinua era un producto desconocido para muchas personas también hemos desarrollado innovaciones en su transformación para promover su consumo; así que hicimos un recetario con 24 opciones para el consumo de quinua y actualmente vendemos quinua cruda en grano y en harina, quinua tostada en grano y harina, mantecadas, galletas y cupcakes de quinua, entre otros productos. Actualmente la quinua es un alimento importante para la seguridad alimentaria de las familias de Agrosolidaria y también la hemos dado a conocer a muchas personas que la están empezando a incluir en su dieta por su valor nutricional y porque es un producto orgánico. Finalmente resaltamos que en todo el proceso han participado de forma activa los niños y jóvenes hijos de los asociados, a quienes llamamos los “herederos agrosolidarios”, ya que consideramos que su participación es la única forma de asegurar la continuidad de los procesos en el tiempo.
El problema era que con los productos, forma de cultivo y de comercialización que teníamos antes, que eran papa y cebada, se trabajaba a perdida por los altos costos de los agroquímicos, los bajos precios de venta y la mucha intermediación; además se contaminaba el agua y el suelo y teníamos que consumir estos productos envenenados y que no aportan muchos nutrientes. También había poca diversidad de productos en el campo (papa, cebada, trigo y ya). En esas condiciones éramos totalmente dependientes de otras personas que nos decían que insumos comprar, como aplicarlos, que cultivar, a qué precio vender, etc.
En el proceso de innovación que inicio en el 2008 participamos 30 productores (aunque desde el 2002 unos pocos productores venían cultivando pequeñas cantidades de quinua en huertas), contamos con un director del proyecto encargado de organizar las actividades y de la interacción con las organizaciones de apoyo, una secretaria y comités de trabajo: de semillas, encargados de los ensayos y seguimiento a cultivos; social, que trabajaba en la resolución de conflictos de la organización (era el que más trabajaba); de equipos y maquinaria, que estaban pendientes de las herramientas y hacer seguimiento a quienes hacían las maquinas trilladora y desaponificadora; de cosecha y poscosecha, encargados de coordinar los tiempos y trabajos para la cosecha e identificación de material de cada núcleo de investigación. También participaron organizaciones de apoyo que nos ayudaron a conseguir financiación y nos asesoraron para realizar el proceso de investigación participativa.
Inicialmente participamos unos pocos productores interesados en explorar un nuevo cultivo, motivados por la idea de tener un producto que fuera más saludable. Luego se fueron uniendo otros productores conformando la asociación en el 2006. La asociación se maneja a través de la junta directiva y el representante legal. En la práctica estamos organizados por grupos productivos: grupo de producción de quinua encargado del cultivo, grupo de producción de abonos, grupo de transformación y comercialización y grupo de finanzas que maneja el fondo de crédito solidario; pero entre los grupos se comparten los conocimientos producto de innovación, capacitación o intercambios con otros productores. Los cultivos pueden ser individuales o entre varios asociados en donde se comparten los costos de producción y la ganancia. Luego la asociación acopia toda la quinua de los asociados y esporádicamente compra quinua a no asociados. La asociación se encarga de los procesos de trillado, desaponificado y demás transformación y las ventas.
De forma paralela se fue dando la participación de las familias de los asociados y a partir de la integración se fue dando proceso de desarrollo de habilidades para la transformación y preparación para el consumo. Se fueron vinculando los niños de manera natural. El proceso de cultivo lo permitía porque incluye actividades fáciles de realizar (que no requieren gran esfuerzo físico), entonces las mujeres y niños participan en la siembra, fertilización, cosecha, lavado, desaponificado, empacado y preparaciones.
- La disponibilidad de semillas seleccionadas con buena calidad para realizar los cultivos que han permitido su ampliación. Al inicio cultivábamos en la huerta solo unos pocos m2 y en los últimos 3 años hemos cultivado aproximadamente 28 ha en Soracá. También hemos vendido semillas para iniciar cultivos en otros lugares, en algunos de los cuales ademas hemos brindado asesoría para el cultivo, como a otras asociaciones Agrosolidarias de Boyacá (ej: Tibasosa, Mongui, Gameza, etc.) y otras localidades como Subachoque y Siachoque, entre otras.
- Mejoramiento en la producción de quinua. Inicialmente obteníamos 300 – 500 kg./ha y actualmente cuando las condiciones climática son buenas podemos llegar a una producción hasta de 2 Ton/ha, que es muy superior a la producción promedio en Bolivia (500-700 kg/ha, según el articulo de Jacobsen (2012) "La producción de quinua en el sur de Bolivia. Del éxito económico al desastre ambiental")
- Plan de fertilización y manejo integral del cultivo que nos ha permitido que las pérdidas por plagas y enfermedades sean muy bajas.
- Contar con una planta para la elaboración de abonos y formulaciones para los mismos. Los abonos se usan en nuestros cultivos y también se venden a otros productores no asociados.
- Recetario con 25 preparaciones (ver archivo adjunto) y recetas para las innovaciones más recientes de galletas, mantecada y cupcakes
- Maquina trilladora
- Fortalecimiento de la organización y reconocimiento nacional como organización productora y transformadora de quinua (hay muchos productores independientes y muchos que transforman pero no cultivan); esta experiencia nos ha permitido asesorar a otros grupos en el cultivo de la quinua. Tanto a nivel de organización, como a nivel familiar y personal se cuenta con empoderamiento, autonomía y hemos desarrollado capacidades que no nos imaginábamos que teníamos.
- Disponibilidad de quinua para consumo diario de las familias, lo que ha mejorado nuestra seguridad alimentaria.
- A partir de la experiencia con la quinua que es de producción orgánica se ha logrado mayor conciencia de la importancia de producir alimentos sin agroquímicos, lo que se ha ido implementando en otros cultivos como papa, arveja y maíz, que si bien no son 100% orgánicos si hemos reducido sustancialmente la aplicación de productos químicos, por lo que tenemos la posibilidad de consumir alimentos más saludables.
- Los suelos donde cultivamos han mejorado su calidad en términos de compactación, retención de humedad, presencia de invertebrados y microorganismos y descomposición de materia orgánica.
- Utilizar los residuos de la cosecha de quinua como una fuente alternativa de alimento para los animales
- Fuente de ingresos más constante que los cultivos perecederos, ya que la quinua se puede guardar y vender en cualquier momento, así como los productos derivados.
- Arraigo positivo hacia la tierra y la forma de vida y producción campesina. Antes teníamos la idea de dejar el campo, especialmente los jóvenes, ahora nos visualizamos mejorando nuestro nivel de vida aquí en el campo, incluidos los niños y jóvenes.
- Participación voluntaria de niños y jóvenes que les permite explorar y desarrollar sus habilidades y afianza las relaciones tanto al interior de la familia, como hacia fuera de esta. A través de la iniciativa de los herederos agrosolidarios que ha sido promovida por la Federación Agrosolidaria Boyacá los chicos participan en encuentros nacionales e internacionales con énfasis en formación ambiental, producción agrícola, trueques de semillas y en actividades lúdicas y de formación en liderazgo.
- Establecimiento del fondo de financias solidarias mediante el cual podemos acceder a microcrédito con intereses muy bajos.
- Conociendo la experiencia de forma integral porque a veces al analizar un solo aspecto de la innovación (ej. selección de semillas), o de los indicadores que usualmente se utilizan para evaluar los proyectos (ej. rentabilidad) no se logra visualizar todo el impacto que las innovaciones tiene en los aspectos sociales, ambientales, de salud, etc.
- Tener en cuenta que si bien la quinua es un producto que tiene ventajas frente a otros productos agrícolas, tanto en la forma de cultivo, como en el consumo, lo que ha hecho exitosa esta experiencia no es el producto en sí, sino el proceso comunitario que se ha desarrollado alrededor de este. En este sentido es clave entender que en el tema de producción agrícola no hay productos mágicos que pueden solucionar los problemas de los campesinos si no se cambian las estructuras básicas de sistemas de producción, organización, la forma de trabajo, la mentalidad, etc.; además de la forma de trabajo de las entidades de apoyo, tanto públicas, como privadas, ya que estas usualmente se focalizan en temas de rentabilidad, competitividad, estandarización, etc. que van en contra de la naturaleza y la autonomía de los campesinos.

volver al banco de experiencias Agro 2015

Conozca los otros concursos de A Ciencia Cierta

Conozca el concurso Agua 2014

Conozca el concurso BIO 2016